Ella conjugaba frases, letras, ella era la pasividad que otros no encajabanera ese distintivo, esa carta que algunos perdían, era ese póster con buena historia atrayente. Si no patentaba sus movimientos, no encontraba la asignatura pendiente; lanzaba piedras al vacío con la intención de que nadie se lesionara. Administraba práctica y teoría, un inquietante modo de aparecer y desaparecer cuando le venía en gana ninguna cuenta pendiente por concluir.

Estupideces las justas pues ella conocía el ritmo de aquella balada que la instaba a moverse en cualquier lugar de la pista. Era conocedora de varios antídotos contra la rabia, desvalorada y mucho era muy desordenada pero las ideas cada una en su sitio, importántísimo el papel otorgado para interpretar, se ahorraba salir al escenario, inexperta y experta todo bien modelado.

Estupideces las justas pues ella conocía el ritmo de aquella balada que la instaba a moverse en cualquier lugar de la pista. Era conocedora de varios antídotos contra la rabia, desvalorada y mucho era muy desordenada pero las ideas cada una en su sitio, importántísimo el papel otorgado para interpretar, se ahorraba salir al escenario, inexperta y experta todo bien modelado.

Por Mercedes Rodríguez 

Publicado por UpPersonBlog.com

Intentamos llegar a las personas con la verdad. Tu apoyo vive con nosotros.

Únete a la conversación

1 comentario

Cuenta tus experiencias puedes ayudar quienes estén pasando por lo mismo, saludos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.