¡¡¡Agradecer!!!

     Le damos mucho valor al perdón, a la lealtad… Y lo más significante pedir una que otra vez ayuda a alguien ¡sea quien sea! Muchos dicen que no necesitan a nadie, otros que lo saben todo, algunos hasta se regodean de sus supuestos logros de ayudar a los demás… ¿Es esto verdad, real? […]

¿Traición?…

Es curioso como maquillamos y nos vestimos de gala para tapar nuestros defectos, olvidando los errores del año anterior para volver a empezar ¿a qué? Somos tan estupendos que nos traicionamos a nosotros mismos por vivir con papeles en forma de dinero que compran engaños y soledad de otros, engañando así un amor inventado.

Recuerdos…

Ya entramos en esa época donde el corazón padece más que la razón, recordando una infancia o un tiempo, donde el mayor regalo era tener tu familia alrededor de una gran mesa, donde se vivía esa euforia de volver a ver esos primos lejanos, los abuelos, los padres, los titos y titas.

¿Volver a la Rutina?

Un amor siempre deja sus huellas, esas huellas son muy difíciles de borrar, cuidado con las pisadas que das y controla esa dirección. No siempre habrá una señal para indicar un camino fiel y seguro, más que el otro ya caminado. ¿Se puede volver a  amar, a resucitar una relación que uno cree ya perdida?

¡¡¡Matrimonio!!!

El tiempo en años ya juega en contra cuando todo se vuelve nublado y poco ardiente, las dudas te atacan y empieza la guerra entre lo que dirán y lo que realmente sientes o quieres, te preguntas... ¿Dónde está ese hombre o esa mujer que ahora parece extraña a tu lado?

¿Hablamos de valores?

 Algunos de nosotros venimos de la antigua escuela de vida, donde la educación y el respeto eran gratuitos, donde la palabra era un pacto, los padres un guía, las horas de comida o cena una reunión necesaria, donde la música en ocasiones era el sonido de carcajadas de unión entre familia.    
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola

Registro

[user_registration_form id=”9741″]