Un sueño, la realidad palpable, el modo silencio y el acento, tu acento inconfundible. La llevas a marte a conocer más estrellas, un deseo nada superfluo, bonito, puro. Te introduces en sus sueños, directa y espontáneamente, no llegas a creerla pero te quiere y no solo de manera carnal, engloba un ¡todo!

Solo recordando nace lo que nunca tuvo, no resiste más, no aguanta más, ella necesita verte. Necesita de ti para poder vivir, es necesario que te cuadre pues nunca había interpretado su papel más sincero. No te burles ni eches por tierra aquello que te confiesa, aunque tú no sientas lo mismo ella lo dice con sus constantes vitales en la mano, no suele hacerlo con nadie, no es su estilo ni su estado, pero si lo hace es de lógica el por qué…

Eres esa limpieza del organismo, su presente, quisiera que fueras su futuro ¡vete! No, no te vayas, ocupas un inmenso espacio en el salón, en el baño, en la habitación. No hay un segundo en el cual te separas de ella, no hay un lugar de su casa vacía donde no estés, abismal manera de desborde de sentimientos y sentidos. Quisiera compartir… una quimera apropiada y nada dolorosa, ella nunca vacilaría, ella estará hasta que tú decidas lo contrario… Otro pequeño relato de Otra pequeña de sus historias.

Por Mercedes Rodríguez

Publicado por UpPersonBlog.com

Intentamos llegar a las personas con la verdad. Tu apoyo vive con nosotros.

Deja un comentario

Cuenta tus experiencias puedes ayudar quienes estén pasando por lo mismo, saludos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.