Cuando tienes en la encimera ingredientes para elaborar dos menús: Ángel dulce bien manipulado exquisitamente preparado y demonio con una variedad de componentes aderezados con infinidad de especias. La mezcla del dulce y amargo, tempuras caramelizadas con hiel en tiempos de la inverosímil pandemia y encierro obligatorio.

Cuando el contacto físico es contradictorio pero el deseo que fluye, sale a la luz lo virtual a través de confesiones que decretan el fugaz movimiento de las contracciones indicativas que sumergen tu cuerpo a proporcionar el más austero augurio de la necesidad y finalidad de refrescar el clavo ardiente. Hay que recordar que la perra mea, de unas conversaciones y dos caras de una misma moneda te ofrecen bienestar emocional o bienestar corporal, pero teniendo en cuenta que te ofrezcan un poco de todo el meollo cambia.

La rabia contenida por desfogar la llama que la quemaba por dentro, la rabia contenida por el el comportamiento de ser tan activa y no poder llegar a realizar tales instintos por los lógicos inconvenientes, aún así el motor seguía en funcionamiento, siempre con el lema de solicitar información y tener el titular bien estudiado, como si fuera la chuleta actual… Otro pequeño relato de otra pequeña de sus historias…

Por Mercedes Rodríguez 

Publicado por UpPersonBlog.com

Intentamos llegar a las personas con la verdad. Tu apoyo vive con nosotros.

Deja un comentario

Cuenta tus experiencias puedes ayudar quienes estén pasando por lo mismo, saludos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.